Published 28 julio 2021 - in Management Advices Professional Insights

Cultura y personas, por encima de procesos. Estos son los fundamentos de la «Agile mindset»

¿Cómo contar con las personas más adecuadas para afrontar la transformación en la empresa?

El 70% de las grandes empresas españolas aplican algún tipo de metodología ágil de forma regular, cifra que va en consonancia con la tendencia global. Aunque es un excelente punto de partida, la implementación y, sobre todo, la retención de la agilidad en una empresa puede no ser fácil.

En Wyser consideramos que el primer paso en todo proceso de transformación es siempre conocer a las personas, de ahí que el papel de los departamentos de personal resulte crucial a la hora de formar y preparar a los equipos para afrontar cualquier proceso de cambio. Y la agilidad es clave para ello.

“La agilidad es crucial para hacer que la actividad en la empresa sea adaptable y flexible a un entorno que cambia rápidamente – comenta Emilio Masa, Principal (Head HR Division) en Wyser España– En Wyser, consideramos que la agilidad ha de ser entendida como una forma te trabajar y organizarse cuyo punto de partida son la cultura organizacional y los valores, destinada a simplificar, acelerar y mejorar el proceso productivo en una empresa. Esto significa que equipos y dirección han de adaptarse a los valores y a los principios corporativos con una mentalidad ágil: sin un cambio previo en la cultura organizacional la agilidad no se puede desarrollar y aplicarse a sus procesos. Cambiar la cultura y la manera de pensar es el paso más difícil, pero es crucial, y vale la pena.”

Sin embargo, promover la agilidad en una empresa no es tan fácil como parece. Hay condiciones que deben cumplirse, tanto en lo que respecta a la dirección como a los trabajadores.

1. Lo más importante es que exista una actitud que fomente la innovación, que involucre a los líderes y a toda la dirección. El 82,4% de los empleados españoles entrevistados por Wyser consideran importante la trasformación digital, y el 73,7 % de ellos cree que su empresa persigue constantemente dicha innovación. 

2. En el mismo nivel que lo anterior, es crucial contar con las personas adecuadas. La agilidad solo puede ser perseguida por líderes y profesionales que posean soft skills específicas. Sobre la base de nuestra experiencia, las más importantes son:  la capacidad para la resolución creativa de problemas, entendido como el talento y la habilidad para enfrentar problemas y retos de forma imaginativa e innovadora; la adaptabilidad al cambio, como la capacidad para la trasformación de las formas de trabajo que aproveche toda la energía de la organización, la agilidad para el aprendizaje, como el manejo de las nuevas experiencias de forma flexible y rápida; el liderazgo ágil, como la capacidad de acción efectiva en medio de condiciones complejas que cambian rápidamente. Como base, habría que añadir la inteligencia emocional como destreza emocional y social necesaria para llevar todo a buen puerto o cómo usar nuestras emociones de la mejor manera posible, para alcanzar tus objetivos personales y profesionales. 

3.Cambiando la estructura de los equipos. Multidisciplinar, autónomo, responsable del valor que se crea para el cliente final, orientado a valores y a objetivos… de hecho, los valores y propósitos compartidos son a menudo el “pegamento” entre los equipos que cada vez más se crean en base a unos objetivos y son fluctuantes, creándose y disolviéndose para hacer frente a nuevos proyectos o para satisfacer necesidades específicas de los clientes. 

4. La agilidad necesita tiempo para implementarse, pero una vez que se establece, necesita también de unas buenas prácticas para preservarla, algunas claves son la búsqueda constante de innovación, la puesta en marcha de iniciativas de team-building que fomenten la cohesión en el equipo, o la creación de entornos estimulantes y un enfoque de aprendizaje continuo.

“La agilidad tiene mucho en común con la transformación digital. De hecho, no es casualidad que naciera precisamente en ese sector– concluye Kasia Rudzik, Consultora de Cultural Transformation & Assessment en Wyser España. – Sin embargo la agilidad es más cultura que procesos. Es necesario crear un entorno que se apoye en valores, comportamientos y prácticas para que los equipos puedan ser más adaptables, flexibles, innovadores y resilientes. Es por ello que cada vez más se demanda un nuevo perfil de directivo: aquel con la capacidad para crear un entorno adecuado que le permita liderar la organización a través de esta transformación. Son los denominados agility managers.”

En línea con esta idea, Mauricio Jiménez, Business Director de Wyser en España, comenta que “Consultoras de RRHH y Headhunters, como es nuestro caso, hemos desarrollando las herramientas y metodologías que nos permitan “ir más allá” en el proceso de selección de directivos, con el objetivo de identificar y evaluar las soft skills de los perfiles más adecuados para guiar a las empresas en esta tarea. Además, consideramos fundamental promover el reconocimiento de esta metodología y de los profesionales involucrados. Por esta razón, facilitamos la formación oficial de Agile HR (ICP-AHR), dirigida a profesionales del sector de los Recursos Humanos y líderes de equipo, además de colaborar con varias Escuelas y Universidades, por ejemplo, con el Centro de Estudios Sagardoy, incorporando en el Máster Ejecutivo de RRHH la Certificación de Agile HR de Wyser.”

Descubre nuestra Formación Oficial Agile

Selección de mandos intermedios y directivos

MÁS DE 150 PROFESIONALES HAN OBTENIDO YA LA CERTIFICACIÓN OFICIAL ICAgile© CON WYSER EN ESPAÑA. Somos partner local de Agile People en nuestro país