Published 9 julio 2021 - in Professional Insights

¡Silencio por favor!

Para ser exitoso es importante sentirte cómodo con los silencios y dominar la escucha, siendo imprescindible para la persona con mayor poder jerárquico.

Pablo Ibáñez Cienfuegos - Jovellanos, Senior Manager en Wyser, para Capital Humano

El silencio es una herramienta de comunicación humana que forma parte natural de nuestras conversaciones, aunque en la mayoría de los casos parece que las palabras son el elemento más importante, pero, ¿realmente es así? El silencio tiene un poder enorme y saber manejarlo y utilizarlo puede marcar grandes diferencias en tu día a día sobre todo en el ámbito profesional, a la hora de liderar equipos o reuniones.

Los silencios pronunciados, de forma generalizada, nos suelen resultar incómodos sobre todo cuando sobrepasan los 10 segundos. No obstante, como todo es cuestión de trabajarlo. En gran medida, parte de la responsabilidad, está en la forma en la que la sociedad actual se está volviendo cada vez más impaciente. Necesitamos tener respuestas inmediatas a nuestras preguntas, un claro ejemplo es la tecnología. Sin duda, ha mejorado nuestro día a día, pero por otro lado nos ha convertido en personas que no podemos aguantar más de 3 segundos en que se cargue una aplicación o página web y esto también se traslada a la incapacidad de aguantar en silencio.

Líderes como Jeff Bezos, Tim Cook o Elon Musk utilizan técnicas donde el silencio juega un papel muy importante, haciendo silencios de 10 o hasta 20 segundos para no precipitarse en su respuesta, siendo posible tener tiempo suficiente para analizar una pregunta recibida y lo más importante de todo, ser capaces de equilibrar las ideas y las emociones antes de iniciar una respuesta.

Siempre nos han enseñado a cuidar mucho lo que dices y cómo lo dices, no obstante, no se presta tanta atención a la importancia de utilizar los silencios, de incorporarlos como forma natural de comunicación, de ser pacientes y no tener la necesidad o el ansia de interrumpir o acabar las frases de la persona que tenemos en frente.

El silencio es una herramienta muy arraigada en coaching, en gran medida permanecer en silencio cuando una persona está hablando es una forma de mostrarle respeto y dar importancia a lo que dice. Nos hace ser más empáticos, más educados, nos permite descubrir más sobre el interlocutor que tenemos delante, además de ayudarnos a fomentar la escucha activa. Para el coaching es muy importante fomentar la escucha y para ello es importante saber utilizar los silencios y entender los beneficios que conlleva.

El silencio también nos da ventaja en una conversación, cuando somos capaces de dominar los silencios y no intentar romper lo incómodo de un silencio prolongado, hace que la otra persona en muchas ocasiones llene ese vacío, empiece a hablar y a revelar más información que redundará en nuestro beneficio.

Otro de los beneficios del silencio es el empoderamiento que da al grupo. Cuando un líder desea saber qué es lo que piensan los demás sobe una cuestión concreta debe ser el último en aportar, haciendo que el resto del equipo lidere la reunión, ayudándoles a tener más confianza y haciendo que ganen en respeto.

Las reuniones denominadas 100/100 son aquellas en las que se desarrollan unas dinámicas en donde todos integrantes aportan su opinión sobre un tema. Esto hace que el sentimiento de pertenencia aumente de manera importante y que surjan ideas variadas e innovadoras. Para ser exitoso en este tipo de reuniones es importante sentirte cómodo con los silencios y dominar la escucha, siendo imprescindible que la persona con mayor poder jerárquico de la sala sea la última en hablar para así no interferir en el resto de participantes

¿Cuánta importancia les dan los líderes a los silencios y lo que tiene que aportar cada miembro del equipo? ¿Qué tipo de reuniones estás acostumbrado a liderar? ¿Te has parado a pensar en algún momento lo importante que es saber utilizar los silencios y cambiar de reuniones tradicionales a reuniones denominadas 100/100? Es importante que cambiemos el paradigma de las reuniones en donde lo normal es que el 20% de los asistentes participen y se pierdan las ideas del 80% restante; el responsable o jefe, que no siempre el líder, suele ser el primero en hablar, aportar su punto de vista y dar su opinión y a partir de ahí preguntar al resto, ¿Cuál crees que es el efecto con el resto de integrantes de la reunión? ¿No crees que, si conseguimos trabajar la falta de paciencia, dejamos hablar al resto del equipo siendo nosotros los últimos en participar, conseguiríamos reuniones más enriquecedoras?

Como decía Nietzsche «El camino a todas las cosas grandes pasa por el silencio», conviértete en un experto manejando está herramienta de comunicación y conseguirás ser mejor líder.

Pablo Ibáñez Cienfuegos - Jovellanos, Senior Manager en Wuser