“Seamos proactivos”, un artículo de Rebeca Paredes y Kasia Rudzik, de la división Retail de Wyser, para Equipos & Talento sobre la importancia de la  proactividad como medio para alcanzar el éxito profesional. 

Se define como proactivo aquel que toma activamente el control y decide qué hacer en cada momento anticipándose a los acontecimientos. Esta definición es extrapolable tanto a personas como a empresas. Es vital conocer el significado de la palabra proactivo para comprender la importancia de este adjetivo en la búsqueda de empleo y la selección de talento. Desde las empresas de selección tenemos la responsabilidad de ayudar y acompañar a los candidatos en su transición laboral y en nosotros está orientarles sobre cuál es el mejor camino a seguir. Son muchas las herramientas de búsqueda y portales de empleo en los que publicamos las ofertas, pero ¿es suficiente aplicar a través de internet a una oferta de trabajo para conseguir un empleo acorde a nuestras expectativas?

Es fundamental ejercer un mayor esfuerzo en la definición de la posición que buscamos. Debemos empezar por realizar un ejercicio de autoconocimiento, y comprender e interiorizar cuales son nuestras fortalezas y áreas de mejora con el fin de hacer una correcta estrategia de búsqueda.

El capital humano es, desde luego, el mayor valor de cualquier compañía. Teniendo en cuenta la alta velocidad de cambio, y por ello la creciente necesidad de adaptabilidad, la proactividad resulta ser la competencia laboral cada vez más valorada por nuestras empresas colaboradoras. El desarrollo requiere de un cambio de actitud hacia un carácter más proactivo en todos los miembros de una organización. Es por ello que en las entrevistas nosotros nos centramos en las evidencias de un alto nivel de flexibilidad; los candidatos que sepan gestionar lo inesperado son los que lograrán adaptarse y mantendrán la positividad durante el cambio en el entorno laboral.

¿Y cuáles son los componentes de una actitud proactiva? Desde luego querer aportar, sumar y mejorar continuamente son los más característicos. Mantener firme una visión hacia donde queremos ir, actuar con responsabilidad y de manera creativa intentando salir de lo habitual, innovar, con el famoso pensamiento out of the box.

Estamos trabajando de manera activa o en una etapa de cambio, el comportamiento proactivo es determinante y, desde luego, tiene gran impacto en lo que consideramos un éxito profesional. “Seamos proactivos” es el mayor consejo que podemos dar tanto a nuestros candidatos como a nosotros mismos, ya que tanto la selección como la búsqueda son tareas proactivas en sí mismas. Pensemos que en la vida nunca dejamos de aprender y que toda persona tiene algo válido que enseñarnos.