En los años 80, el llamado “Modelo 70-20-10 de aprendizaje y desarrollo” creado por M.McCall, M.M Lombardo y R.A. Eichinger, describía lo que ellos consideran las mejores fuentes de aprendizaje para líderes. Este modelo sostiene que las personas obtienen:

  • Un 70% de su conocimiento de las experiencias en el trabajo (conocimiento compartido y feedback descendente).

  • Un 20% de la interacción social con los demás (mentoring, coaching, aprendizaje basado en la colaboración y la interacción con los compañeros).

  • Un 10% a través de actividades educativas (instrucción tradicional de software didáctico y cursos de formación).

Hoy en día, la accesible oferta a plataformas de aprendizaje online y la evolución del mercado laboral, donde los roles híbridos están proliferando, han alterado definitivamente la visión que tenía la industria de la formación del modelo 70-20-10.

Un estudio reciente identifica un nuevo concepto de aprendizaje llamado ratio OSF (en inglés, “On-the-job, Social, Formal). Este representa el grado relativo de aprendizaje del trabajo (on the job), de la interacción social (social), y de fuentes tradicionales (formal) y depende de la industria, de la organización y también de cada alumno.

En este sentido, el modelo 70-20-10 es simplemente la ratio OSF, pero sería un error dar por hecho que es el único ratio efectivo o el mejor entre otros muchos posibles.

Bajo estas circunstancias, cualquier organización debería plantearse la siguiente pregunta: ¿Cuál es el mejor ratio OSF para cada categoría específica de empleados?

La realidad es que no hay ninguna fórmula mágica. Como se comentaba anteriormente el ratio OSF “correcto” puede variar de departamento a departamento e incluso entre distintos puestos dentro del mismo. Sin embargo, lo que la empresa puede (y debe) hacer es profundizar en este análisis, invertir tiempo y dinero y crear ratios OSF a medida y trayectorias de aprendizaje por cada categoría de empleados.

Y… a parte de lo que la compañía puede desarrollar y ofrecer, ¿qué ha de hacer cada persona?

Yo creo firmemente que cada persona que quiera desarrollar una carrera debería ser consciente de su propia OSF ratio, independientemente de lo que la organización pueda (o no) ofrecerle.

En mi opinión, las mejores fuentes de aprendizaje para la formación de líderes exitosos y el consiguiente ratio OSF correcto deberían estar basadas básicamente en dos pilares: la creación de un punto de partida y objetivos claros; y la elaboración de un mapa profesional concreto.

Cada profesional debería conocer su enfoque de aprendizaje: cuál es la metodología adecuada y qué necesita cada individuo para mejorar un desarrollo futuro. Ante todo, resulta estratégico poder identificar qué experiencias construirán tu carrera y, lo que es más importante, la experiencia laboral y de aprendizaje que pueden hacer más pequeña la brecha para conseguir tus objetivos.

Decide por ti mismo tu OSF ratio basada en tus propias necesidades, el modo en el que aprendes eficaz y eficientemente, tu búsqueda de objetivos y tu mapa profesional más significativo.

¡Las mejores formas de aprendizaje para alcanzar el éxito del liderazgo empiezan siempre con la correcta toma de decisiones!

 

Enza Artino

Key Resources Development Senior Manager at Wyser
Global Search & Selection Practice