“Seis niños, ciegos de nacimiento, estaban lavando el elefante de su padre. El hijo que lavó la cola, determinó que el elefante se parecía a una cuerda. El segundo hijo, que lavaba sus patas, concluyó que el elefante era como cuatro columnas. El tercer hijo, que había lavado las orejas, señaló: “Los dos estáis equivocados. El elefante es como un gran abanico”. El cuarto de los hijos, que había lavado su costado, les corrigió: ¡En absoluto! El elefante es como una sólida pared. El quinto hijo, que había lavado los colmillos del animal, estaba convencido de que el elefante era como una lanza. Finalmente, el último de los niños que había lavabo la trompa, les dijo a los demás: “Tengo que deciros que estáis todos equivocados, ya que el elefante es como una gran serpiente”. Mientras los niños discutían sobre el asunto, su padre, que les vio, se acercó a ellos para ver qué estaba pasando. Después de contarle lo que sucedía, le preguntaron: “Padre, ¿quién tiene razón?”. A lo que el padre respondió:  “Mis queridos hijos, todos tenéis razón y todos estáis equivocados. El elefante se parece, no a una, sino a todas las cosas que habéis mencionado. Pero no os habéis percatado de que cada uno ha tenido sólo en cuenta una parte de lo que conforma al elefante completo”. Sri Daya – Solo Amor.

Esta breve historia me ayuda a presentar un concepto importante que todo líder debe tener en cuenta: la “visión sistémica”. Un concepto estratégico que se debe potenciar para alcanzar el éxito tanto en el trabajo como fuera de él. En ocasiones, las personas prefieren centrarse en su punto de vista, en lugar de debatir y buscar una visión más amplia. Esas personas, a menudo, se resisten a valorar las opiniones de otros o a interiorizar nuevos conocimientos. Debido a estos límites, se corre el riesgo de tener una visión restringida y, en consecuencia, de tomar decisiones equivocadas. Pero la realidad es que aún existen muchos líderes que intentan imponer su punto de vista en lugar de buscar la mejor solución o ver otras realidades.

Una visión sistémica es aquella que mantiene que un sistema está compuesto de otros subsistemas interrelacionados. Es por ello lo opuesto al reduccionismo, que ve el total como la suma de sus partes individuales.

En la teoría de la organización tradicional, los subsistemas se han estudiado por separado, con el objetivo de unir sus partes en un todo en algún momento posterior. La visión sistémica mantiene que esto no puede ser así y que el punto de partida debe ser el sistema en su conjunto.

Definitivamente, yo estoy de acuerdo con este enfoque, que empieza desde la “macro” y acaba en la “micro”. Una visión sistémica efectiva va más allá de los individuos que integran un “sistema” común. De igual manera, la visión sistémica da prioridad a las interrelaciones dinámicas, más que a los elementos del sistema. Esto se aplica a cualquier organización y aquellas personas que lideran la misma han de tenerlo en cuenta para crecer y fomentar su liderazgo.

Cuida tu visión sistémica. Es una forma de verse a uno mismo, de relacionarse con el entorno en el que vivimos y con las personas que nos rodean. La visión sistémica es una forma de pensar y una forma de actuar. ¡Si la pones en práctica todos los días, podrás mejorar tanto tu liderazgo como tu carrera profesional!

 

Enza Artino
Key Resources Development Senior Manager at Wyser