Ana Riera Guevara, Senior Research en Wyser, para Capital Humano “La mejor publicidad para tu marca es la que ofrece un empleado orgulloso de su empleo”.

La marca de una empresa es uno de los activos más valiosos para la compañía. Cada vez más las organizaciones están poniendo esfuerzos por promover, tanto dentro como fuera, una visión clara de lo que les diferencia y hace deseables.

Hoy en día las empresas son conscientes de que el hecho de crear, cuidar o mejorar su marca es importante para atraer personas con talento, mejorar la motivación de los empleados y a su vez aumentar la productividad de la empresa. Es por eso que las empresas están intentando hacer del empleado un embajador de la Marca.

Los sectores que gozan de una buena reputación y las empresas que tienen una identidad definida, cuidada y valorada tienen más facilidad para captar y retener talento, sobre todo, talento joven.

El sector farmacéutico contribuye a generar empleo de calidad, productividad, progreso tecnológico y competitividad internacional. Además el objetivo principal de la industria farmacéutica es investigar, descubrir y desarrollar nuevos medicamentos que permitan mejorar la salud y la calidad de vida de las personas que sufren algún problema de salud. Sin embargo, a la hora de elegir los jóvenes prefieren trabajar en empresas de otros sectores como el tecnológico, hotelero, aeronáutico o retail.

Según la encuesta de Empleo de Farmaindustria los empleos en el sector farmacéutico alcanzaron los 40.565 puestos directos. Estos empleos se caracterizan por la estabilidad (un 94,2 % de los empleos son indefinidos), la alta cualificación (un 62,4% son titulados universitarios), la dedicación (solo el 1,5% de los indefinidos trabaja a tiempo parcial) y la proporción de empleo femenino, hasta el punto de que las mujeres ocupan el 52% de los puestos de trabajo, el doble de la media del sector industrial. En el área de I+D, el empleo femenino supone el 63,7%, el dato más alto de todo el tejido productivo en España.

Frente a las elevadas tasas de desempleo que afectan en España a los jóvenes, en el caso de la industria farmacéutica es precisamente el colectivo de menores de 30 años  el que ha experimentado un mayor crecimiento en los últimos años (un 12,5% más el año pasado).

El salario medio bruto asciende a 42.136 euros (un 85% más que el salario medio en España), y el sector farmacéutico innovador es el quinto de los 99 que componen la economía nacional que más recursos destina a la formación  de sus empleados, y el cuarto con mayor gasto social (siete veces más que la media nacional) dedicado a la mejora de la calidad de vida de sus trabajadores (comedores, guarderías, aparcamientos).

Todos estos datos convierten al sector farmacéutico innovador en un sector atractivo para desarrollarse como profesional, sin embargo ¿por qué el sector farmacéutico innovador no es un sector de referencia para los jóvenes talentos?

El sector farmacéutico debería reforzar sus estrategias de employer branding posicionando su reputación como uno de los sectores que más contribuye al bienestar social, dando a conocer los recursos que destina la industria farmacéutica a la investigación y desarrollo de nuevos fármacos situándose como uno de los sectores más activos  en el comercio internacional y con un empleo altamente cualificado.

Desde el sector “Farma” deben mentalizarse de que el reconocimiento social hacia la profesión es un área de mejora. Fundamentar un plan de futuro basado en trabajar la conciencia generalizada de que quién se dedique a este sector es un trabajador afortunado, sólo puede aportar uno de los activos más importantes del que dispone este sector, EL TALENTO.