Javier García del Pozo, Manager Finance en Wyser para Capital Humano “La felicidad en el trabajo”.

Actualmente a las organizaciones no les basta con ofrecer buenos sueldos sino que tienen que generar un clima que haga que el trabajador se sienta a gusto.

Si analizamos la evolución del mercado laboral en los últimos treinta o cuarenta años, vemos una globalización del mercado, un mayor nivel de preparación del capital humano, grandes transformaciones en las compañías tanto tecnológicamente como en su organización y una reducción en los ciclos de estancia en las empresas por parte de los empleados.

Actualmente no basta con ofrecer buenos sueldos, el aspecto emocional está muy valorado y las compañías deben esforzarse en cuidar lo más valioso que tienen: su capital humano. Pues todas las empresas reconocen que la productividad de sus empleados está directamente relacionada con su estado emocional. Me gustaría analizar algunas de las claves que para mí generan bienestar en el empleado:

  • Valores corporativos:si las compañías tienen claro cuáles son los valores que las representan, los hacen patentes dentro de su organización, y sus empleados se encuentran alineados con ellos, el nivel de satisfacción laboral será más alto por la coherencia que esto supone. Por tanto, es esencial, a la hora de realizar la selección, saber si existe este encaje entre trabajador y empleador.
  • Trabajo en equipo: salvo excepciones, el ser humano se siente más cómodo y valorado, y, por tanto, su nivel de satisfacción y productividad aumentan, cuando realiza tareas en equipos en los que existen relaciones de afinidad y empatía. Trabajar con otras personas genera una competitividad positiva, desarrolla la cooperación y consigue que el nivel de realización de las personas sea mucho mayor.
  • Transparencia:que los trabajadores asuman una careta o pose de constante felicidad puede generar problemas para la empresa a largo plazo. Debe haber transparencia entre empleados para lograr un buen clima en la organización. El feedback 360º hace que las personas se conozcan mejor, detecten donde pueden mejorar y fomenta que la gente diga lo piensa de los otros, tratando de ser siempre lo más constructivo posible pero sin dejar de ser sinceros. Es cierto que no todo el mundo está preparado para recibir un feedback, por ello es necesario mostrar a los empleados los beneficios que les genera un mayor conocimiento tanto de sí mismos como de la visión que los demás tienen de ellos.
  • Liderazgo:que las compañías tengan buenos líderes es uno de los factores clave para lograr una mayor satisfacción en los empleados. Los buenos líderes deben tener la capacidad de motivar a sus equipos, detectar qué elementos causan desmotivación, dar reconocimiento a sus equipos y poseer una gran humildad y autocritica. Estos dos últimos aspectos son particularmente importantes pues harán que tanto su autoconocimiento como el de sus equipos sea más profundo, lo cual impacta positivamente en el bienestar de sus empleados.
  • Desarrollo: aquellas compañías que son capaces de dar desarrollo a su capital humano logran que la retención de talento sea mucho mayor. Esto no se refiere solo a las subidas de sueldo, sino que la posibilidad de desarrollar una carrera profesional y el que se presenten nuevos retos constantemente hará que los niveles de motivación y productividad de los empleados sean muy elevados.
  • Orientación a la excelencia: aquellas compañías que poseen altos estándares de calidad tanto en sus procesos internos como en el producto final que entregan a sus clientes, suelen tener mayor compromiso por parte de sus empleados y suelen poseer mayor sensación de pertenencia a la organización es mayor.

En conclusión las empresas deben de tener muy presente el componente emocional de sus empleados y conocer en todo momento como poder ofrecerles el mejor desarrollo. En estos momentos de transformación en los que nos encontramos y con el cortoplacismo con el que vivimos actualmente, el miedo a la monotonía supone un verdadero riesgo en el ánimo de las personas y por tanto en su productividad.

Las compañías tampoco deben ocultar a sus empleados las posibilidades de carrera que les pueden ofrecer, por el simple hecho de poder perder talento, el hecho de que una persona deje la compañía simplemente puede significar el fin de una etapa y abrir posibilidades a otro miembros de la empresa generando motivaciones nuevas.