La gestión del tiempo es una de las tareas pendientes en determinados puestos de trabajo, ya que en ocasiones tenemos que ocuparnos de multitud de asuntos y el día solo tiene 24 horas. Si la gestión del tiempo no es la adecuada, puede dar lugar a situaciones de estrés o ansiedad. En Wyser, creemos necesario el saber gestionar correctamente nuestro tiempo con el objetivo, no solo de conseguir mayor bienestar, sino también para llegar a ser más productivos.

La correcta gestión del tiempo es una de las habilidades mejor valoradas hoy en día por las empresas, ya que no solo es importante ser productivo, sino que cada día más se valora esa gestión como la herramienta necesaria para conseguir mayor satisfacción en el trabajo.

Dada su importancia, en Wyser queremos ofreceros algunos consejos que os pueden ayudar a la hora de aprender a gestionar mejor vuestro tiempo.

  • Planifícate: Al margen de contar con un plan semanal con los objetivos a cumplir, es importante que se dediquen unos minutos al comenzar la jornada laboral para detallar las tareas que hay que llevar a cabo durante el día.
  • Establece un límite para cada tarea: Para ser lo más eficientes y eficaces posibles, es interesante fijar unos bloques de tiempo para cada una de las tareas a realizar. Esta estrategia nos permitirá dedicarle el tiempo justo a cada trabajo, evitando que una sola tarea nos absorba más tiempo del necesario.
  • Prioriza: Una de las claves reside en saber distinguir entre lo urgente y lo importante. Aunque a priori creamos que todo lo que nos piden es de carácter urgente, no siempre es así. Hay tareas que pueden realizarse en otro momento. Aprende a distinguirlas.
  • No pierdas el tiempo: Hay que evitar dedicarle tiempo a cosas que nos impiden ser productivos. Hoy en día, el uso de las aplicaciones de mensajería instantánea, las redes sociales, internet o las reuniones eternas; pueden hacernos perder un tiempo precioso.
  • Sé ordenado: Mantener nuestro espacio de trabajo ordenado nos ayudará a la hora de permanecer concentrados, invirtiendo así menos tiempo para la realización de las tareas definidas. El orden nos ayuda a gestionar el tiempo de manera más eficaz, y por tanto nos hace ser más productivos.
  • Di no a la procastinación: Uno de los enemigos mayores con las que nos podemos encontrar es el de caer en la procastinación. No dejes las tareas para luego, ya que ir posponiendo el trabajo sin una razón de peso, provoca que lleguemos al final de la jornada con una sensación de frustración por no haber cumplido los objetivos fijados.
  • Sé realista: Aunque creamos que podemos con todo, la lógica y el tiempo nos demuestra que eso no es así. Para ser eficaces hay que ser conscientes de las tareas que podemos abarcar en un día. No fijes más de la cuenta.
  • Delega: Saber delegar es una de las habilidades más valiosas que se pueden tener. Todos conocemos personas que se cargan con todo el trabajo porque consideran que solo estará bien si lo hacen ellos. Contar con un equipo de confianza que puede liberarnos de trabajo es algo que debemos aprovechar.
  • Sé flexible: Y como durante el día siempre surgen imprevistos, no te castigues si no has podido alcanzar los objetivos del día. Aprender a gestionar el tiempo de manera correcta no se aprende en un día, sino que es el resultado de la práctica y de la experiencia.