Hoy en día, es cada vez más frecuente encontrarse con casos de estrés vacacional, provocados por no saber desconectar en el período estival. Los altos niveles de exigencia a los que nos vemos a veces sometidos, dan lugar a trabajadores con ansiedad, con problemas de atención y falta de concentración, con altos niveles de irritabilidad o simplemente, trabajadores tristes. Por todo ello, es importante entender que las vacaciones son necesarias para todos, ya que poder disfrutar de unos días de descanso y desconexión, hace que volvamos a la rutina con las pilas cargadas.

Según reciente estudio publicado por ESADE, los trabajadores con cargo de empleado se conectan al correo o atienden llamadas laborales con frecuencia durante las vacaciones en el 45% de los casos, mientras que los mandos intermedios lo hacen en el 68 % y los cargos directivos en el 84 %.

Estos datos podrían ser preocupantes, ya que el no saber desconectar puede llegar a provocar dolencias tanto físicas (obesidad o problemas de visión), como psicológicas (ansiedad, irritabilidad o depresión). Además, un trabajador que no está descansado, habitualmente no rinde a su máximo nivel.

La mayor parte de las veces la culpa de no encontrar ese descanso la tenemos nosotros mismos, al considerar que somos imprescindibles y que nada va a funcionar si no lo tenemos todo bajo nuestra supervisión. Este error, común entre los mandos directivos, debe ser controlado, ya que, aún reconociendo la importancia del capital humano, uno de los mayores retos debería residir en contar con un equipo en quien poder delegar y complementarse en todo momento.

Además, la sociedad digital en la que vivimos, donde estamos permanentemente conectados, no ayuda a la hora de conseguir la tan deseada y necesitada desconexión.

Para tomar conciencia de la necesidad de ese descanso que nos permita la desconexión durante las vacaciones, puedes seguir las siguientes pautas:

  • No te vayas de vacaciones sin dejar todo cerrado. Planifica el tiempo con el objetivo de irte lo más “liberado” posible. Una vez dejes programado el mensaje de “out of office”, tendrá que ser otra persona la que se encargue de los asuntos más urgentes. Seguro que hay alguien en quién puedes delegar.

  • Disfruta de tu entorno. Aprovecha el período de vacaciones para pasar tiempo con la familia y con los amigos. Durante el año, nuestra rutina nos impide disfrutar de la gente más cercana. Aprovecha estos días para desconectar del trabajo y para conectar con las personas que te hacen más feliz.

  • Aprovecha el tiempo. Durante las vacaciones es fundamental descansar y dedicar tiempo a no hacer nada, pero también es el momento para disfrutar de aquellas aficiones que tenemos aparcadas por no disponer de tiempo durante el año.

  • Limita y controla tu conexión al trabajo. Si nos vamos muchos días, es posible que no podamos mantenernos al margen de lo que sucede en el trabajo. Si es así, lo que debemos hacer es determinar un momento del día para conectarnos, donde podremos establecer la urgencia o no de lo que nos solicitan.

Esperamos que estos consejos os ayuden a la hora de desconectar y de vivir las vacaciones como un período necesario de descanso. Recuerda que es fundamental para volver al trabajo con un extra de motivación.